Sistema Educativo

  • Don Bosco, con su SISTEMA PREVENTIVO, realiza una aportación original a la acción educativa de los jóvenes; y nosotros, en continuidad con sus intuiciones educativas, afirmando que "este sistema se basa plenamente en la razón, en la religión y en el amor". Don Bosco
  • Entendemos el recurso de la RAZÓN como:
    • ayuda a valorar la vida y las cosas con profundidad y sentido crítico.
    • capacidad para descubrir y compartir el esfuerzo humano en el incesante y fatigoso proceso de socialización y personalización.
    • fuente de esperanza en la persona humana y en los aspectos positivos de la cultura actual.
  • La RELIGIÓN favorece experiencias de:
    • respeto a las diferentes situaciones de relación entre la persona y Dios.
    • encuentro entre la persona humana con sus limitaciones y Dios que nos ama como somos.
    • diálogo entre la fe, la ciencia y la cultura del entrono.
    • fe acogida y correspondida.
    • propuesta de un camino personal de "santidad juvenil".
  • Intentamos vivir el AMOR como:
    • acogida incondicional de las personas.
    • relación constructiva y rica en propuesta educativas.
    • participación en las alegrías y tristezas de los demás.
    • capacidad de traducir en signos concretos el Amor Educativo.
  • Poner en práctica este SISTEMA EDUCATIVO supone, por tanto: Sistema Educativo
    • desarrollar positivamente las fuerzas interiores de la persona.
    • crear un ambiente positivo que estimule, sostenga y desarrollo el gusto por lo que está bien.
    • estar presente en la vida de los niños y jóvenes para anticiparse al desarrollo de situaciones o hábitos negativos en sentido material o espiritual.
    • proyectar propuestas nuevas y creativas a los retos que plantean los cambios sociales de los jóvenes y del entorno de la Escuela y Liceo Salesiano.
    • proyectar nuevos horizontes de acción como respuesta a las exigencias de una escuela abierta a los proyectos y necesidades de la zona.

La experiencia educativa del Sistema Preventivo en el Colegio, es la clave para conseguir hacer de nuestros destinatarios "honrados ciudadanos y buenos cristianos".